Querida yo

Querida yo:

Recuerda ser siempre tu prioridad número uno.

Recuerda que eres un ser completo no a medias, por eso necesitas trabajar en ti en todos los niveles de tu ser: mental, físico, emocional y espiritualmente.

Cuidar de ti es un trabajo diario en donde te valoras en todos los aspectos y áreas de tu vida, como mantener limpio tu espacio personal,  tu casa, cuidar de tu dinero, de no malgastarlo. Es también , observarte y escucharte interiormente en las decisiones y acciones de tu vida.

 

En el nivel mental nunca dejes de aprender nuevas cosas, estimula tu creatividad, invierte también en tu desarrollo personal, continúa creciendo, trabajando en ti misma a tu propio ritmo. No te desesperes, cada persona tiene sus tiempos. Ámate así tal como eres con tus errores y defectos.

 

En el nivel físico, cuida de tu cuerpo y salud.  Haz ejercicio. Cuida los alimentos que comes, observa de qué manera te nutres, hay comidas que nos enferman y otras nos dan energía, evita enlatados, refrescos, y comida procesada, tampoco es necesario llevar una dieta estricta, pero podemos comer de todo con moderación y medida. Sé que te he descuidado un poco últimamente, pero me comprometo a mejorar mis hábitos.

En el nivel emocional cuida de tus relaciones personales, rodéate de personas que te aprecien, que te valoren. Rodéate de relaciones sanas, sé amable con las personas que conozcas, reconoce lo bueno de cada una y también lo malo; aprende de eso y si es necesario aléjate de ellas, no dejes que nadie ni nada afecte tu paz interior. Tú tienes el control, nadie puede dañarte sin tu permiso, aprende a decir que no sin sentirte mal. Deja ir a las personas que sientes no te hacen un bien, envíales luz y sigue adelante.

En el nivel espiritual toma conciencia de lo que te estresa, sobre las preocupaciones, pensamientos y te invito a meditar, rezar, contemplar la naturaleza o escribir un diario. Pasa tiempo a solas para escuchar a tu verdadero ser.

Nuestras células escuchan lo que dices, así que repite las siguientes frases las veces que quieras.

  • Me amo tal como soy.
  • Es mi intención respetarme y amarme a mí misma en toda ocasión.

Recuerda tienes que dar amor para recibirlo y para eso tienes que cultivar el amor propio.

Date permiso de escuchar tus sentimientos y a tu cuerpo; de respetarte, amarte y valorarte. Elige esta decisión todos los días para que puedas cuidar de ti misma.

Querida yo, hoy me rescato sola.

Escrito por Karina Lara.

querida

¿Por qué hay personas que se les dificulta demostrar amor?

¿Has conocido alguien así? ¿Te identificas?

Pudiera ser, que actuamos de tal manera, por situaciones que hemos atravesado, por heridas que nos marcaron en el pasado, las cuales nos dejaron  dolor y sufrimiento en su momento o posiblemente nos volvimos asì por la  falta de cariño de los padres, familia, amigos.

Quizás pienses que una persona actúa así porque simplemente así es y ya. Sin embargo no es así,  debemos entender que nosotros mismos vamos formando nuestro carácter, que actúa como  una defensa en nuestro cuerpo, una armadura que nos protege para no sufrir, para evitar que nos vuelvan a herir y es ahí donde poco a poco  te vuelves frío, cierras tu corazón para no sentir dolor, pero  al cerrarlo te vuelves rígido, no te permites sentir.

Desafortunadamente, ¿sabías que si reprimes un sentimiento por ejemplo la tristeza, también reprimes todos los demás? Reprimes todos, incluyendo los que te dan plenitud, tales como la alegría, y el más importante, el AMOR!!

co

Y ¿qué es la vida, si uno no siente amor?

Un vacío. No es vivir, no es disfrutar, no es gozar.

Puedes volver a recuperar el sentimiento, pero para eso tienes que sacar todo eso guardado, todo lo reprimido, drenarte, tienes que desintoxicarte emocionalmente, para no enfermarte y para eso tienes que “sentir”.

Desahógate, llora, grita, saca todo tu enojo, perdona  y perdónate.

Hay que entender que todo pasó por una razón, pero hoy estás más fuerte, o al menos más consciente, más sereno para comprender que ese sentimiento que atravesaste te hizo levantarte y seguir adelante como pudiste y que a pesar de todo no te diste por vencido, así que vacíate de esa energía estancada y después de eso te liberarás de muchos sentimientos reprimidos guardados.

Volverás a sentir, a renacer, serás un nuevo ser te llenarás de vida, de amor y sólo permítete sentir.

Expresa tus emociones, no las guardes, si quieres llorar,¡ llora! grita,  canta,  baila,  corre, etc.!!.

Si has cerrado tu corazón, permítete expresar tus sentimientos, tus palabras. Ya no reprimas, no guardes.

Eres un ser único, eres un ser querido. ¡Ámate! Y demuestra ese amor con quienes te rodean y te vayas encontrando en la vida.

“Cuando expreso lo que pienso y siento, libero la mente y sano mi cuerpo”.-Walter Riso

Escrito por Karina Lara

liberacion_emocional_3