Querida yo

Querida yo:

Recuerda ser siempre tu prioridad número uno.

Recuerda que eres un ser completo no a medias, por eso necesitas trabajar en ti en todos los niveles de tu ser: mental, físico, emocional y espiritualmente.

Cuidar de ti es un trabajo diario en donde te valoras en todos los aspectos y áreas de tu vida, como mantener limpio tu espacio personal,  tu casa, cuidar de tu dinero, de no malgastarlo. Es también , observarte y escucharte interiormente en las decisiones y acciones de tu vida.

 

En el nivel mental nunca dejes de aprender nuevas cosas, estimula tu creatividad, invierte también en tu desarrollo personal, continúa creciendo, trabajando en ti misma a tu propio ritmo. No te desesperes, cada persona tiene sus tiempos. Ámate así tal como eres con tus errores y defectos.

 

En el nivel físico, cuida de tu cuerpo y salud.  Haz ejercicio. Cuida los alimentos que comes, observa de qué manera te nutres, hay comidas que nos enferman y otras nos dan energía, evita enlatados, refrescos, y comida procesada, tampoco es necesario llevar una dieta estricta, pero podemos comer de todo con moderación y medida. Sé que te he descuidado un poco últimamente, pero me comprometo a mejorar mis hábitos.

En el nivel emocional cuida de tus relaciones personales, rodéate de personas que te aprecien, que te valoren. Rodéate de relaciones sanas, sé amable con las personas que conozcas, reconoce lo bueno de cada una y también lo malo; aprende de eso y si es necesario aléjate de ellas, no dejes que nadie ni nada afecte tu paz interior. Tú tienes el control, nadie puede dañarte sin tu permiso, aprende a decir que no sin sentirte mal. Deja ir a las personas que sientes no te hacen un bien, envíales luz y sigue adelante.

En el nivel espiritual toma conciencia de lo que te estresa, sobre las preocupaciones, pensamientos y te invito a meditar, rezar, contemplar la naturaleza o escribir un diario. Pasa tiempo a solas para escuchar a tu verdadero ser.

Nuestras células escuchan lo que dices, así que repite las siguientes frases las veces que quieras.

  • Me amo tal como soy.
  • Es mi intención respetarme y amarme a mí misma en toda ocasión.

Recuerda tienes que dar amor para recibirlo y para eso tienes que cultivar el amor propio.

Date permiso de escuchar tus sentimientos y a tu cuerpo; de respetarte, amarte y valorarte. Elige esta decisión todos los días para que puedas cuidar de ti misma.

Querida yo, hoy me rescato sola.

Escrito por Karina Lara.

querida

Mi encuentro conmigo

Por Karina Lara

¿Cómo puedo conocer mi negatividad si ni siquiera la quiero admitir?

El camino del auto descubrimiento nos permite  conocernos más a fondo interiormente; sin embargo nos puede resultar un poco difícil  porque  nos cuesta aceptar  lo que vamos  descubriendo de nosotros mismos: miedos, debilidades, defectos, negatividades y creencias limitantes.

Esa parte de nosotros que no nos gusta explorar, es nuestro ser inferior y lo  evitamos continuamente  porque sentimos que nuestro valor depende de ser buenas personas o aparentar ser perfectos, pensamos erróneamente que si mostramos nuestros aspectos negativos  vamos a causar que los demás se alejen o que nos rechacen  y así mismo quedarnos sin afecto y amor; esta es  una de las razones por la que vamos formando poco a poco una imagen idealizada, la cual presentamos a través de “máscaras”.

No obstante  el origen de las máscaras està desde  la  infancia, ya que las fuimos formando porque en su momento nos ayudaron como defensas de nuestra vulnerabilidad, para protegernos o para poder manejar situaciones y emociones que como niños no sabíamos ni entendíamos como afrontar. Debido a que las hemos usado desde temprana edad, acabamos  adoptando ciertas actitudes y forma de ser por lo que terminamos  creyendo que realmente somos esa imagen que mostramos a los demás.

elegir-emociones-2

Nos da miedo exhibir nuestro ser imperfecto y a causa de eso creamos “máscaras”  para esconder nuestros defectos y  debilidades, así  damos una imagen  de ser personas más amorosas, alegres, fuertes, competentes, compasivas, enojonas, indiferentes etc.

superman

Todos tenemos una imagen idealizada con la cual nos manejamos en la vida cotidiana,  con el fin de mostrar una identidad que cumpla dentro de los estándares de “aceptable”,  muchas veces actuamos de una manera, tratando siempre de ser mejor que otros  para encajar ya sea para ganar reconocimiento, aprobación  amor, confianza o seguridad de los demás .

gatito

Por otro lado también hemos culpado a otros de los problemas que nos acontecen, pero es importante que identifiquemos de qué forma intervienen nuestras debilidades y defectos contribuyendo al problema en la situación, entre más negamos nuestro ser inferior más culpamos.

En algunas situaciones de nuestra vida  hemos cometido errores, lastimado a gente que queremos y después nos hemos arrepentido, sintiéndonos  realmente como mala personas; constantemente nos auto-castigamos con la culpa, tratamos de evitar, negar y esconder ese lado negativo de nosotros;  de cualquier modo, rechazar esa parte de nuestro ser,  no nos ayuda a crecer ya que nos impide aceptarnos.

Conocer y aceptar nuestra negatividad, nos ayuda a estar más conscientes  para  observar en que momento culpamos a otros de nuestras reacciones y de ésta manera tomamos responsabilidad.

La culpa es un sentimiento que nos consume, por eso debemos  identificar sus verdaderas causas, porque cuando culpamos a los demás ya sea a nuestros padres, pareja, nuestro pasado, sociedad, etc. Actuamos desde un  papel de víctima y a la vez descargamos nuestra negatividad hacia aquellos que creemos que nos lastimaron. Por consiguiente, esto ocasiona que experimentemos sentimientos de miedo  por las consecuencias de nuestros errores  o vergüenza  a que nos vean como “malas personas”.

Es importante asumir nuestros errores, observarnos y explorarnos para ir reconociendo nuestros aspectos negativos, esto nos ayudarà a tomar mejores decisiones y acciones, logrando poco a poco un cambio tanto en nuestro interior como en el exterior.

Conocernos se nos dificulta porque nos hemos identificado con ese yo falso que mostramos hacia el exterior, hacia la sociedad.  Cada uno siente que no basta con ser tal como es, lo cual puede llegar a ser muy cansado y frustrante porque es una lucha constante por tratar de ser cada vez mejores, ganar reconocimiento, logros, ser “mirado”, es un intento de lograr  cumplir con  altas expectativas de ese ser falso  que creemos ser.

paradoja

En cierto modo hemos usado varias “máscaras” inconscientemente en diferentes situaciones en la vida, lo cual provoca que nos alejemos poco a poco de nuestra fuente, de nuestro verdadero ser.

“Si no tratas de ser más de lo que eres, te atreverás a ser todo lo que eres”

Ser humanos significa reconocer nuestros defectos,  negatividades y observar nuestra vulnerabilidad, así poco a poco aprenderemos a dejar las máscaras de un lado aceptando nuestra verdadera naturaleza imperfecta.

imperfecto

Debemos mirar hacia nuestro  interior, comprendernos, ser más compasivos, ser auto- responsables de nosotros mismos en todo momento y aceptar nuestra dualidad. De esta manera podemos conocernos  totalmente e integrarnos  con el fin de sentirnos más libres y más completos.

me abrazo

Para finalizar les dejo con este fragmento del libro Vivir sin máscaras  de Susan Thesenga:

“Cuando aprendamos a amar todo lo que hay en el interior de nuestro ser individual, a no rechazar nada de lo que hay dentro de nosotros, será entonces fácil amar a nuestro prójimo y a la Tierra que nos alberga”.

tierra-dos

Escrito por Karina Lara
Referencia: Thesenga Susan (1997) Vivir sin máscaras

¿Por qué hay personas que se les dificulta demostrar amor?

¿Has conocido alguien así? ¿Te identificas?

Pudiera ser, que actuamos de tal manera, por situaciones que hemos atravesado, por heridas que nos marcaron en el pasado, las cuales nos dejaron  dolor y sufrimiento en su momento o posiblemente nos volvimos asì por la  falta de cariño de los padres, familia, amigos.

Quizás pienses que una persona actúa así porque simplemente así es y ya. Sin embargo no es así,  debemos entender que nosotros mismos vamos formando nuestro carácter, que actúa como  una defensa en nuestro cuerpo, una armadura que nos protege para no sufrir, para evitar que nos vuelvan a herir y es ahí donde poco a poco  te vuelves frío, cierras tu corazón para no sentir dolor, pero  al cerrarlo te vuelves rígido, no te permites sentir.

Desafortunadamente, ¿sabías que si reprimes un sentimiento por ejemplo la tristeza, también reprimes todos los demás? Reprimes todos, incluyendo los que te dan plenitud, tales como la alegría, y el más importante, el AMOR!!

co

Y ¿qué es la vida, si uno no siente amor?

Un vacío. No es vivir, no es disfrutar, no es gozar.

Puedes volver a recuperar el sentimiento, pero para eso tienes que sacar todo eso guardado, todo lo reprimido, drenarte, tienes que desintoxicarte emocionalmente, para no enfermarte y para eso tienes que “sentir”.

Desahógate, llora, grita, saca todo tu enojo, perdona  y perdónate.

Hay que entender que todo pasó por una razón, pero hoy estás más fuerte, o al menos más consciente, más sereno para comprender que ese sentimiento que atravesaste te hizo levantarte y seguir adelante como pudiste y que a pesar de todo no te diste por vencido, así que vacíate de esa energía estancada y después de eso te liberarás de muchos sentimientos reprimidos guardados.

Volverás a sentir, a renacer, serás un nuevo ser te llenarás de vida, de amor y sólo permítete sentir.

Expresa tus emociones, no las guardes, si quieres llorar,¡ llora! grita,  canta,  baila,  corre, etc.!!.

Si has cerrado tu corazón, permítete expresar tus sentimientos, tus palabras. Ya no reprimas, no guardes.

Eres un ser único, eres un ser querido. ¡Ámate! Y demuestra ese amor con quienes te rodean y te vayas encontrando en la vida.

“Cuando expreso lo que pienso y siento, libero la mente y sano mi cuerpo”.-Walter Riso

Escrito por Karina Lara

liberacion_emocional_3